Jardín Flor


A principios del siglo XX, Esteban Merlo Caro, cumplía sus labores profesionales como guarda del Parque Municipal de Valdepeñas, cuyo mantenimiento y plantación fue el encargado durante años.

Inició el negocio compatibilizando trabajos por cuenta ajena. Falleció sin llegar a envejecer y sus hijos Francisco, Antonio y Jesús -éste último, padre del actual Director Gerente de la empresa-, desempeñaron la responsabilidad de encargarse de los parques y jardines municipales de Valdepeñas.

Jardín Flor | Plantas

En la década de los 50, Jesús Merlo y su esposa Ángela García Torrijos, acondicionaron como punto de venta de flores, un solar existente en la carretera de Daimiel, número 21 (hoy, avenida de los Estudiantes, 37) que compraron por unas 7000 pesetas y que pagaron a plazos.

En ese local comenzaron a vender las primeras flores. Jesús continuó su trabajo municipal, mientras que Ángela se encargaba de la floristería con una incomparable pasión.

Pronto las Parroquias, Hermandades y Cofradías de Valdepeñas y de otros puntos de la provincia comenzaron a requerir sus servicios.

A principios de la década de los 60, la familia adquiere el establecimiento de Castellanos, 3, donde estuvo “Lanas El Pilar”, y adquiere el nombre actual “Jardín-Flor”. Así mismo, los hijos del matrimonio Merlo García pasaron a formar parte del negocio aportando su trabajo.

En los 70, en 1977, Jesús Merlo García, tomó las riendas del negocio, abriendo nuevos mercados, y dando un nuevo impulso de modernidad a la empresa.

En 1978, su esposa, María del Carmen Aguilar Sánchez, adquiere la responsabilidad de encargada general de las floristerías.

En esta misma etapa se abren las instalaciones del Polígono Industrial de Valdepeñas donde se encuentran los almacenes e invernaderos. Es el momento en el que se comienzan a prestar servicios a los ayuntamientos de Valdepeñas, Torrenueva, Santa Cruz de Mudela, Alcubillas, Alhambra, Carrizosa, Cózar y Almedina.

A finales de los 90, se procede a la apertura de un establecimiento de Jardín-Flor en Santa Cruz de Mudela, y se incorpora una nueva generación, el tercero de los Jesús: Jesús Merlo Aguilar. Con él, se amplia de nuevo el mercado con el reparto y distribución de plantas de importación holandesa, siendo los principales distribuidores de la región.

Jardín Flor | Cesto

En 2001, las instalaciones de la avenida de los Estudiantes fueron totalmente transformadas. Pero se mantuvo el mostrador de siempre, una pieza valiosa por lo que de sentimental y afectivo tiene para la familia. Se dejaron las naves y se construyó una nave-almacén y una completa floristería con vistosos escaparates a la calle.

En 2003, la empresa adquiere el inmueble de la calle Castellanos, 44, el cuál ha sido transformado para dotarlo de una nueva, moderna y vanguardista floristería. Se ha ampliado la gama de productos con toda clase de complementos de jardín y una gran gama de artículos de regalo.

En la actualidad, Jardín-Flor y Jesús Merlo, s.l., dispone de una plantilla de 15 trabajadores que aumenta en 20 cuando existe mayor demanda.

Este es el esbozo de la larga historia de una empresa ejemplar y modélica con un marcado carácter familiar y con importantes proyectos de futuro.